diciembre 8, 2005

Una cuenta atrás

Posted in Efímeros con permiso a 5:39 pm por ivanolmedo

Sin comerlo ni beberlo, ayer vi cómo caía la primera máscara. Fue la del señor cura, así que no me sorprendió: ya conocía su verdadero rostro de los catecismos a dos. Se desprendió, simplemente, y se hizo añicos en el suelo. Me impactó mucho más ver cómo la máscara de mi madre hacía lo mismo, a la hora de la comida. No me gustó su cara de verdad. Asustada por lo que ya no me parecía una coincidencia, corrí a buscar a mi novio. Efectivamente, se cubría el rostro con las manos, avergonzado porque su máscara se había desprendido y yacía rota a sus pies. Algo estaba cambiando, convulsionando mi vida y mi realidad. Podía ver el auténtico semblante de todos aquellos que me rodeaban. Y pensé que todo sería diferente a partir de entonces.
El día que caigan todas las máscaras, el mundo conocerá a los hijos que ha parido.

Anuncios

2 comentarios »

  1. El Fuego Camina Conmigo said,

    Muy bueno, y breve, con lo que es excelente.

  2. alinorak said,

    Aunque lo neguemos, todos empleamos en algún momento alguna máscara….El problema está en la gente que no la quita nunca…..

    :S


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: