diciembre 31, 2005

Psychnocho

Posted in Efímeros con permiso a 2:14 pm por ivanolmedo


El hombre de la bata negra dijo, muy serio, que no podía hacerse nada para paliar mi crimen. Nunca había conocido a nadie como yo. Dijo que yo era sólo un pedazo de mala madera, madera podrida, y la ley no se me podía aplicar. Sí, es verdad que había asesinado a un viejo, un carpintero loco que decía tonterías. Me molestaba. Ellos creen que no se lo merecía. Allá ellos. El juicio fue otra tontería: ¿cómo podían juzgar a un muñeco de madera? Me tienen encerrado en una jaula; mañana me quemarán, y listo.
Eso es lo que ellos creen.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: