abril 11, 2006

RepoMan vs. Cosecha Mortal

Posted in RepoMan a 11:51 pm por ivanolmedo


Parece ser que tengo un nuevo hobby, y tiene bastante que ver con los centros comerciales. Soy de la opinión de que esos enormes centros comerciales que han invadido ya irremediablemente nuestras ciudades y polígonos han terminado con los cines, con muchos pequeños negocios, con tantas cosas que había y que ya no volverán, porque… todo está en el Centro Comercial. Me dan repelús esas familias que pasan su fin de semana encerradas en un Centro, ya que allí todo está a tiro de piedra, todo lo que necesitas, y ya tienes resuelto el día entero. Cómodo y demencial. Asqueroso. Sin embargo, hay que rendirse al hecho de que todos caemos en un momento u otro, y aunque no hagamos acampada en el Centro, nuestras visitas se han convertido ya en algo corriente. ¿Cómo escapar a ese foco negro de atracción? Imposible.
En mis visitas a los Centros Comerciales, ojeada aquí y allá, he descubierto un deporte descansado y de poco riesgo: la caza de películas cutres. Sí, en todos los CC.CC. existe un espacio reservado a las ofertas de películas baratas en DVD, que normalmente están amontonadas con evidente desprecio en cajas enormes o jaulas o contenedores, o algo parecido. Películas a tres o cuatro euros (¡o hasta uno!) normalmente antiguas y de escaso éxito, que algún avispado empresario circunstancial ha recuperado del baúl de los recuerdos y, poniéndoles una carátula mínimamente llamativa, ha lanzado directamente al saldo desprejuiciado de los CC.CC. Por supuesto, los extras brillan por su ausencia, y con la película, un par de idiomas para elegir y el acceso a escenas, vas servido. Hay mucho telefilme, mucho western de quinta división… y muchas películas de terror. Uno, que es aficionado a la Serie B, al destajismo cormaniano, a la Amicus, a las ensaladas de monstruos y a los planteamientos zetosos, ha encontrado sin quererlo un filón en los contenedores de los CC.CC., justificando así su existencia, más allá de los buffets libres chinos, el kebab o el cine (este sí) a seis euros del ala la entrada. Y me he lanzado al alegre y en ocasiones sorprendente deporte del RepoMan. Hoy, contra Cosecha Mortal.
Cosecha mortal es una peliculita canadiense del año 1976, que tímidamente intenta incluirse en el género de ciencia ficción. La excusa es que en los EEUU (cómo no) un cambio climático más veloz que Speedy Gonzáles y la pérdida de dos cosechas consecutivas, lleva al país al borde de la catástrofe. Vamos, que con este par de bofetadas ya nadie sabe qué hacer, porque la comida escasea, y las autoridades deciden que – para que no cunda el pánico entre la población, y antes de decir la verdad – se racionarán los alimentos, se impondrá un toque de queda, etc… eso sin tener en cuenta que alguien menciona la palabra eutanasia. Con este percal, y nevando en agosto, resulta que los únicos que tienen qué comer son los granjeros (unas gallinitas por aquí, unos jamones en salazón por allá) mientras los patéticos habitantes de la urbe se mueren de hambre, con lo que la solución más sencilla es liarse a tiros con los granjeros por las viandas. Uno de los protagonistas, iluso él, dueño de una empresa de informática, cede ante la evidencia de que no puede comerse sus propias acciones… ni hacer que otros se las coman.
Dicho todo esto, Cosecha Mortal (aparte de la premisa) tiene bien poco de ciencia ficción, resultando más bien ser un western camuflado de otra cosa, con una evidente limitación de medios, aspecto de telefilme barato, localizaciones muy escasas e intérpretes no muy brillantes. Atención, sale Kim Cattrall, la de Golpe en la Pequeña China, en lo que creo que es su segundo papel en el cine.
Si la idea que lanza esta película es interesante y tiene su aquel, el torpe y descafeinado resultado no hace justicia. Aunque, bien mirado, muchas superproducciones del cine actual obtienen resultados parecidos, tapando con efectos especiales y sonido envolvente las mismas carencias.
Precio: 1 euro con 50 céntimos.
Anuncios

2 comentarios »

  1. The Big Kahuna said,

    Esa última frase es una verdad como una catedral. Viva la caza indiscriminada de terrores añejos. Hay tantos aún por descubrir… Por cierto, que Kim Catrall ¿no era la que aullaba en el gimnasio de PORKY’S?

  2. Borja said,

    Ahora que los videoclubs se han convertido en reducto casi exclusivo de novedades (los únicos que conservan rarezas es en Vhs), la caza del cutreríos en los centros comerciales es la solución para la alimentación aleatoria con basura. Qué gusto, eso de pasearse y ver pelis prometedoramente horrendas por menos de 2 euros…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: