septiembre 21, 2007

Entre caníbales y vikingos

Posted in Impresiones tebeeras a 2:09 pm por ivanolmedo

sagar.jpg

Se me antoja tarea titánica escribir una crónica completa de lo que fueron las Jornadas de Cómic de Avilés este año, así que me rindo antes de empezar. De todas formas ya han aparecido multitud de ellas en los correspondientes blogs de colaboradores y aficionados, ya pasada la resaca y un tiempo prudencial. Por mi parte, tras tres o cuatro años seguidos acudiendo al evento, ya lo tomo como cita obligada, haciendo coincidir mis escasas vacaciones con el mismo, y sabiendo que muchas de las caras que voy a encontrarme por allí son de sobra conocidas. Esto no significa que a las jornadas acudan cuatro gatos – todo lo contrario – sino que existe un núcleo duro de asistentes con los que reencontrarse año tras año. Una sensación de familiaridad acusada que esta vez ha estado un poco eclipsada por la evidente afluencia masiva de gente que ha hecho las jornadas más multitudinarias que nunca. Esto se ha notado sobremanera en la sesión de clausura, quedándose el salón de actos pequeño, y quedándose unos cuantos aficionados sin alguna de las láminas firmadas que se regalaron al final. Láminas firmadas ni más ni menos que por George Pérez y Michael Golden, megaestrellas (con permiso de Gene Ha) de esta edición. Pero si hablamos de autores, me parece injusto elevar pedestales o formar podios en un acontecimiento que ha contado con la presencia de una cantidad de artistas apabullante. Algunos, ya habituales, como D´Israeli, Esad Ribic, Alex Maleev, o la troupe de Bull Damn City, casi parecieran unos visitantes más, aprovechando el buen tiempo y las terrazas de la ciudad, y pululando en general por la misma. Desde luego, hay algo diferente en estos encuentros.

 

La comidilla de este año – ya llegamos a ello – ha sido la abusiva actitud de un buen número de aficionados que parecían estar totalmente enloquecidos por conseguir dibujos a toda costa y muy poco interesados en las presentaciones, las charlas y, en general, los contenidos de más peso de las jornadas. Es ya bien conocido el hecho de que en Avilés la convivencia se hace casi casi con los autores, sin apenas barreras, restricciones o malos rollos. Mucho me temo que eso ha acabado por atraer a simples buitres que son capaces de dar empujones, pelearse, colarse, mentir o incordiar a un autor mientras está meando con tal de conseguir un garabato más. Como si los vendieran al peso, vaya; o hubiese una competición. Una cosa es ser friki y otra, paleto. Vistas las cosas que he visto durante el abundante tiempo que estuve en el meollo, este año hubo momentos en que me sentí realmente mal. Y querría dedicar esta entrada (¡qué demonios!) a todos aquellos seres de mirada pánfila y extraviada que, mientras los demás bebíamos, discutíamos o intercambiábamos direcciones, renqueaban por la carpa oliendo la sangre. Rastreando la presa. Qué vidas más tristes…

 

Por lo demás, acudí por las mañanas al curso de cómic que se dio en la escuela de arte. Durante cuatro días se complementaron Lorenzo Díaz, Sagar Fornies y Rodney Ramos para debatir sobre la relación entre guionista y dibujante, y rematar con una muestra del arte de entintar del neoyorquino. Un cursito corto pero, al menos por mi parte, muy aprovechado porque me ha hecho aprender algunas cosillas, establecer algún contacto nuevo y reflexionar sobre bastantes temas. Y también he conocido a Sagar, un dibujante magnífico – y mejor persona – cuyo blog acabo de añadir a mis enlaces. Merece la pena leerlo, y visitar su web.

 

Intensas y absorbentes jornadas las de este año, con más autores que nunca, más emoción que nunca, más tomate que nunca… y abundancia de pirañas. En breve sacaré a relucir alguna foto.

Anuncios

2 comentarios »

  1. pedro teran said,

    “La comidilla de este año – ya llegamos a ello – ha sido la abusiva actitud de un buen número de aficionados”

    Yo sólo asistí a las tres primeras ediciones, pero diría que nunca ha sido de otra forma.

  2. ivanolmedo said,

    Aunque yo no asistí a las primeras ediciones, tengo entendido que así era y siempre ha sido. Sin embargo, por lo que he visto, y por comentarios de veteranos visitantes, este año pasado las cosas llegaron a ciertos límites exagerados. Aunque es cierto, sí, que es uno de los desagradables efectos colaterales de las jornadas. Quizás el único.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: