febrero 13, 2008

Lagrimillas

Posted in Opino que... a 9:11 pm por ivanolmedo

   Es de noche. Tras cada ventana, una luz. Y envuelta en cada luz, una vida. Raramente no ocurre así. Tan solo en los primeros momentos de una civilización que ha muerto, es posible que todavía arda una luz sin vida. Yo sigo vivo, pero no veo a nadie a mi alrededor. No oigo ninguno de los sonidos de la noche. Y me pregunto: ¿acaba de morir mi civilización, sin yo enterarme? ¿O todos seguimos vivos y yo he dejado de sentir? O, mejor aún, ¿cuándo sabe uno a ciencia cierta cuáles son los primeros momentos de una civilización que ha muerto?

   El cabrón del librero sabe bien lo que tiene entre manos. Por desgracia para mí, no es uno de esos advenedizos sudados que se desprenden de enciclopedias incompletas por cuatro duros. Ni tampoco un mentecato que adora el vil metal y vende papel usado al peso, sin importar género, edad o filiación. El cabrón del librero que he visitado esta tarde tiene buen material. Un ejemplar del primer número de Nueva Dimensión. Lleva una etiqueta sobre el plástico que lo protege: “Número 1 de la mítica publicación Nueva Dimensión; su cotización fluctúa entre 70 y 130 euros. En esta librería, 60 euros”. El librero es un cabrón. Tiene buen material. Y está hecho de buen material.

   Como la Zona Cero, tú… igualito. Todo el pueblo abigarrado de edificios, asfixiado de chigres, y ahí, casi justo en medio, ese cacho de nada. Bueno, algo sí… hierbajos, cagadas, y algún arbusto, ¿por qué no? Antes había un parque. Sí, de los de toda la vida. Como los paisanos que he visto hoy jugando al tute, aporreando el tapete, mientras en la tele un culebrón mexicano y en la barra un camarero amargado. Rodeado de árboles, (el parque), cerrado, con sus rincones, ya me entiendes. Pero… los yonquis. Sí. Como se creían que era el Bosque de Sherwood y ellos los Alegres Compañeros de la Jeringa; y que era bueno robar a los pobres para dárselo a los más pobres; pues el Cherif decidió cortar por lo sano, que eran los árboles. Ya no hay emboscadas.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Alejandro caveda said,

    Diossss… ¿Donde has encontrado esa mina? ¿En qué rincón del espacio-tiempo se encuentra ese paraiso terrenal? Ilustranos, por faaaaaaaaaaaaaa

  2. instan said,

    El progreso destruye la naturaleza, con los árboles, jubilados y yonquis como sus víctimas. Bueno, el progreso no, la desmedida codicia.

  3. ivanolmedo said,

    Alejandro: Oviedo, Centro Comercial Núcleo, un pasadizo que hay entre la calle Caveda (¡anda!)y otra cuyo nombre no recuerdo. En las Salesas, por la parete de arriba. Librería Don Quijote. El Nueva Dimensión seguía allí cuando yo me fui.
    Suerte con los competidores.

  4. Alejandro Caveda said,

    Muchas gracias, camarada. Te debo una cerveza (o lo que gustes) la próxima vez que pase por la tertulia. Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: