abril 12, 2008

También Artifex

Posted in Impresiones literatas, Opino que... a 4:20 pm por ivanolmedo

Ya nos habíamos acostumbrado a su nombre y aura casi míticos, como de monolito que uno no se atreve a tocar. En boca de todos, la misma aseveración: era, sin duda, la publicación más prestigiosa de nuestro género. Y, como quien dice ( eso decían) había puñaladas por publicar en Artifex. Es un decir. Lo cierto es que por veteranía, trayectoria, contenidos y seriedad, no cabe duda de que Artifex era la joya de la corona. Y ha desaparecido. No hace mucho escribí por aquí unas reflexiones breves acerca de la escasez de revistas. Y eso que la situación no era tan negra como la actual. Al poco, todas fueron cayendo como pajaritos: Galaxia, Solaris, Asimov, Tierras de Acero, parece que Gigamesh… ¿qué pasa con Paura?, Artifex… Lo de Artifex, sin querer ser agoreros, ya nos lo veíamos llegar. La opinión general – y la sensación general – expuesta por cualquier aficionado con grado de veteranía, es que los cuentos no venden. Así, a secas, se justifica que las revistas y las antologías se hayan prácticamente extinguido. Sigue el Visiones, por puro pundonor, y por lo que es. Alguna propuesta continúa en la brecha: la muy personal revista Sable, las minoritarias (por temática) Barsoom y Delirio, el MiasMa, que se consolida a pasos grandes y es una buena opción, el ¿relevo? de Tierras de Acero, la prometedora Historias Asombrosas, que inicia andadura con muchas ganas, como se inician todas y cada una de las andaduras… Revistas todas ellas, de cuentos, de ficción pura y dura. O sea, que lo tienen crudo. Porque el lector habitual pasa olímpicamente de los cuentos ( eso de cambiar de chip cada equis páginas) y prefiere con mucho las novelas, y si son tochas, mejor. Vamos, que no es por vagancia, que no es por no leer. Que prefiere colarse en el mundo de los muros helados, de los magos gafotas o de los códigos imposibles antes que verse sorprendido por muchas menos páginas donde se le mueven los escenarios y los personajes cada dos por tres. A ver si va a ser por vagancia, al final…

Otro problema es apuntado por los entendidos: internet. La electrónica está terminando con el papel. Publicar en la Red es rápido, fácil y gratuito. Y, para colmo, llegas a muchas más personas que mediante cualquiera de las revistas citadas. Mientras el papel desaparece, las revistas virtuales son cada vez más abundantes. En contra: no has de pasar filtros de calidad, no has de superar escollos. En la Red se puede encontrar desde lo más sublime a lo más ponzoñoso. En papel, en fin, y salvando las distancias, también. Pero es otro mundo y otra forma de hacer las cosas.

He aquí pues los dos asesinos conchabados de las revistas de género: los lectores comodones, lectores por inercia; y la facilidad electrónica para la edición. ¿Un problema general de vaguería?

Ahora, como el capitán que se aferra a su barco y se hunde con él, Artifex es el último de los grandes en tirar la toalla. Pero la tira. Oímos rumores de nuevos embarques, de botar otro navío con el mismo nombre. Pero, evidentemente, lo que era Artifex se acabó. Personalmente le debo mucho a Artifex. Ahí es donde he levantado más el vuelo; compartir páginas con Vaquerizo o Cotrina no es moco de pavo. Quizás se repita en otra ocasión, quién sabe, pero ya no en Artifex. Y poder leer un cuento tuyo arropado por semejante calidad, arropado por la profesionalidad de todos los implicados, casi un lujo. Algo que, a este paso, se va a poner cada vez más caro. Nos quedamos, una vez más, sin un lugar donde leer, donde publicar; sin una atalaya segura desde la que otear los futuros. Futuros inciertos ( ahora que se habla de crisis en todos los sectores, pero, ¿alguien recuerda cuándo NO se habló de crisis? ) a los que debemos estar atentos. En todo caso, un gran clásico desaparece, y no es motivo de alegría.

Anuncios

5 comentarios »

  1. Iván.

    Todo sí. Digo, que es cierto. Un gran clásico desaparece, y no es motivo de alegría. Los lectores comodones, lectores por inercia, que prefieren mascar la misma goma sin sabor una y otra vez para no cambiar el chip y la facilidad y falta de rigor para acceder a la edición electrónica contribuye a que un montón de basura se acumule delante de todos los umbrales. Todo cierto. Salvo Sinergia, que aunque sirva para ampliar el club de odiadores de SGvH, segurá seleccionado para publicar sólo lo que cree meritorio. Pero una mariposa no hace verano. ¿Y? ¿Bajamos los brazos? ¿O mantenemos viva la llama para esperar el sublime momento en que se cansen de mascar la misma goma insulsa y miren para este lado? Yo pienso redoblar la apuesta. ¿No les gusta la sopa (los cuentos)?, pues dos platos. ¿Queren elfos y princesas? Pues aquí tenemos narrativa conjetural y realidades alteradas. Lo lamento, es lo que hay. Y según el chef, ellos son los que se pierden los manjares por comor chatarra en McD. Los universos vislumbrados 2 sale el 3 de mayo y ya estoy preparando el que sigue. Hay que juntarse, elegir los mejores cuentos y tratar de publicarlos, aunque sean tiradas de 500 ejemplares. La moneda no puede salir cruz eternamente.

    Sergio Gaut vel Hartman

  2. inno said,

    ¿Qué pasa con Paura? Pues según comentan en su página, el número 4 también va a ser el último.

    Un saludo.

  3. ivanolmedo said,

    Sergio, es evidente que la Red facilita la publicación de cosas malas, pero todo es relativo; también se publican cosas malas en papel. Todo es cuestión de buscar y analizar. Evidentemente, esta sangría de ediciones en papel,aunque desmoralizadora, no nos puede hacer caer en el abandono. A tí te deseo suerte con los Universos Vislumbrados, aunque creo que difícilmente se distribuirán aquí; a los chicos de Historias Asombrosas también les deseo suerte con el nuevo hijo; es descorazonador, ya como lector, que a los tres o cuatro números la cosa vaya a pique. Como Paura, excelente propuesta que, como dice inno, ya también se va. Me parece estupendo que existan revistas electrónicas, pero el papel es el papel, aunque las tiradas sean de 500 ejemplares. Y me da que con el paso del tiempo cada vez lo apreciaremos más.

    Saludos a ambos.

  4. instan said,

    Es un panorama desolador, sí. Yo creo que sí que una buena parte de que esto sea así es esa pereza lectora y la búsqueda de lecturas cómodas que se estiren mucho. Pero también creo que esa moda de los tochos también se debe a las ganas de las editoriales de que sea así, fomentando los tochos de fácil lectura y acostumbrando a los lectores ya predispuestos a ese tipo ficción, que lamentablemente son la mayoría.

    Cada día que pasa valoro más las historias cortas, y sobre todo los cuentos. Ellos son la clave del género fantástico, me parecen la esencia del terror que me gusta, y son claves a la hora de definir los grandes temas de la ciencia ficción.

    Sobre el papel de internet y el formato electrónico creo que es muy negativo. Pero aunque yo soy de los del papel es el papel, no creo que el formato en sí mismo sea un problema. Aunque son minoritarias cada vez existen más revistas científicas de formato electrónico de interés para los investigadores, y casi todas las buenas que salen en papel tienen ediciones electrónicas. Quizá en un futuro muy lejano existan bastantes revistas científicas de prestigio de formato exclusivamente electrónico.

    Pero he aquí que la clave de su futuro éxito, si lo llegasen a tener, estará en que siguen en parte un proceso de selección similar al del papel, con referees puñeteros que no pasan ni una según sus preferencias y paranoias personales. No es lo mismo la narrativa que el ensayo científico, pero en papel existe cierta selección resultado de la aparición de intereses económicos. Si uno se juega el dinero, incluso en el caso de que sea para una edición que no busca rentabilidad ninguna y como mucho reponer costes de edición, se piensa bien qué contenidos ha de introducir. Y el lector presupone que hay un criterio de selección mínimo, independientemente de que uno sabe que hay cosas buenas y muy malas en papel.

    Lo que sucede es que en la red el coste es cero, o muy bajo, y se dispone de un gran número de lectores, como comentas en tu entrada. Pero aún así no sería tan problemático si la tecnología no facilitase la autoedición, o que la dependencia de las webs del número de visitas impongan una falta asboluta de criterio, donde todo dios escribe y se hacen felaciones de forma simultánea para que la masa opinante diga que tal o cual relato o novela está muy bien, aunque sea un rollo macabeo.

    Pintan bastos para el género fantástico. Pero yo creo que los escritores de cuentos no han de desanimarse, porque el microrrelato está bastante de moda, hay programas de radio con secciones de cuentos cortos, por ejemplo. Y se siguen editando muchas antologías de cuentos por parte de editoriales pequeñas. Quizá el problema esté no en la ausencia del cuento sino en esos malditos prejuicios que lectores y editores tienen sobre el cuento fantástico. De modo que sólo autores consagrados de fuera del género pueden escribir cuentos de cf o terror que acaben siendo publicados, o autores muy significativos dentro del género porque se sabe que al menos esos 500 o 1000 ejemplares los venderán (lo malo es que ni eso y el lector del fandom se compra todos los tochos de Martin y pasa de las antologías de Egan).

  5. Aunque la Feria del Libro de Buenos Aires solo ha empezado para los “profesionales”, Los universos vislumbrados 2 está en su mesa, esperando que se abran las puertas y los malones de lectores se abalancen sobre estos exiguos 1000 ejemplares y no dejen ni las migas en minutos… Coincido con pasión en lo que escribió instan. Yo también cada día que pasa valoro más las historias cortas, y sobre todo los cuentos. Ellos son la clave del género fantástico y hasta puedo coincidir que en formato breve hasta me animo a leer terror… También espero que alguno de los importadores españoles se animen a llevar LUV2. Supongo que es un libro que podría llegar a los lectores españoles en unos 6 euros. Y como saben están representados por Antonio J. Cebrián y José Vicente Ortuño… La cuestión, por lo tanto, es seguir apostando al mismo número: al final tiene que salir.

    Sergio Gaut vel Hartman


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: