noviembre 12, 2011

RED PLANET MARS. Y CON EL MAZO DANDO…

Posted in Impresiones cinéfilas a 11:16 am por ivanolmedo

La cosa es así: un matrimonio de científicos WASP se aprovecha del invento de un nazi descarriado ( con escasa pinta de nazi, la verdad, pero mucha de descarriado ) y, mediante un aparatejo provisto de una válvula de hidrógeno ( no me pregunten, que no tengo ni idea) pretenden establecer contacto con Marte, o mejor dicho, con los marcianos, cosa que consiguen a base de darles la brasa sin compasión. En cuanto empiezan a hacerles preguntas, obtienen raudamente respuestas del corte de “ con un solo trozo de carbón tenemos energía para chopocientos años”, “de 4 ó 5 hectáreas de cultivos comemos todos los marcianos durante un porrón de tiempo”, “todos llegamos a cumplir trescientos y pico de años”, etc… El asombro recorre el mundo, y después lo pone de rodillas porque – ignoro en detalle a cuento de qué. Vale, la antracita es mal negocio en el planeta rojo pero, ¿qué tiene que ver con nosotros? – cunde el pánico, se cierran las minas, se hunde la industria, las compañías de seguros no dan cancha y los bancos quiebran. Vamos, igual que ahora mismo, pero con decorados de cartón piedra y maquetas. Hasta que, milagrosamente, los científiquis, de tanto darle vueltas al asunto ( y ayudados por el Ejército USA, que siempre está dispuesto a echar una mano ) dan con la clave: Jesucristo era marciano y quiere que todos nos amemos y nos llevemos de perlas. Sí, tal cual. Entonces es cuando debo comentar el hecho de que el descarriado nazi antes aludido posee una válvula igual a la copiada, se esconde en una cabañita en los lejanos y nevados Andes y trabaja para los soviéticos, intentando también ponerse en contacto con los de Marte, que si ya es el planeta rojo, digo yo que para qué; poco iban a adoctrinar allí. Entonces asistimos a las mejores partes de la película – que ha ido in crescendo desde un inicio soso y aburridote hasta el desmadre que acaba siendo – donde vemos a los malvados comunistas asesinando a su pueblo, que ha recuperado los iconos y ha vuelto a abrazar la fe en Dios. La misma fe que los derroca y hace arder los cartelones de Stalin y Cía, con gran deleite de la cámara. Después hay un par de sorpresas para el ojo poco avezado, y unos minutos finales de portentoso regodeo religioso-masturbatorio a toda pastilla que son, en realidad, la esencia de lo que nos querían contar. Porque de ciencia-ficción, poco.
No creo estar haciendo un SPOILER de esos si aviso de que no verán ni un marciano en todo el metraje; para que no se piensen que Red Planet Mars es como uno de esos descocados trozos fílmicos del estilo Corman, con tipos embutidos en trajes de caucho meneándose por ahí. Es, tan solo, una película rara rara, del año 52, que les mete caña a los rusos y propone que todos los habitantes de las galaxias somos hermanas criaturitas de Dios, diga lo que diga esa panda de ateos. Y, a mi modo de ver, de visionado imprescindible. Más que nada, porque hay que verla para creerla.

Anuncios

1 comentario »

  1. Padre Meslier said,

    Canela fina. Como usted bien dice, de visionado imprescindible para las gentes de poca fe.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: