septiembre 18, 2012

CAPITÁN AMÉRICA: EL HIJO CAÍDO

Posted in Impresiones tebeeras a 9:42 am por ivanolmedo

Tras la cacareada muerte del Capitán América, en 2007 Marvel lanzó uno de sus habituales cartuchazos comerciales con el título de Fallen Son: The death of Captain America, una miniserie de cinco números que estiraría un poco más el tema y exploraría los sentimientos y reacciones de varios de los superhéroes más cercanos a Steve Rogers. Que conste que no estoy gratuitamente en contra de estas maniobras: el cómic, además de arte, cultura y entretenimiento, es negocio e industria, y difícilmente una empresa dejaría de explotar un momento álgido y visible como éste. Los resultados ya pueden variar entre lo malo y lo excelente, pasando por lo absurdo,lo innecesario o lo simplemente correcto, a expensas de lo que los diferentes autores sean capaces de fabricar.

La idea para este Hijo Caído parte de J. Michael Estrachinski, que deja los guiones en manos del irregular Jeph Loeb: nombrar cada uno de los capítulos como cada una de las fases chungas que se supone han de pasarse ante un hecho trágico como la muerte de un ser cercano. Así, el primer capítulo, Negación, está protagonizado por Lobezno y dibujado por el abigarrado Leinil Yu; el segundo, Ira, lo protagonizan Los Vengadores y lo dibuja el caricaturesco  Ed McGuinness; Negociación es monopolizado por Iron Man y un Capitán América con trampa y cartón, y dibujado por el ( parece ) imprescindible John Romita Jr; Depresión va de Spiderman, por parte del espectacular y siniestro trazo de David Finch. Por último, Aceptación es cosa de Iron Man y un muy bonito de ver dibujo de  John Cassaday.

Marvel utiliza así uno de los subterfugios típicos de las grandes: asegurarse la participación de varios dibujantes estrella para dar forma a los capítulos, por si el argumento por sí solo no atrae a los lectores. Y, ciertamente, hay poca carne que roer en estas páginas. El capítulo de Leinil Yu, como entrante, no está mal; pero da paso a una tontería dibujada por McGuinness en la cual una peleílla con Tiburón Tigre y una partida de póker que no vienen a cuento te echan para atrás. Después, en el nudo de la historia, asistimos a la cúspide de la miniserie o, al menos, el momento más sustancioso, cuando Tony Stark ofrece a Clint Barton el traje y el escudo del Capi. De ahí pasamos a una historieta rácana que parece ideada solo para que Finch se luzca con sus oscuras viñetas, y se remata la faena con un amable panegírico resumen de las glorias realizadas por la Leyenda Viviente, y su despedida final. En definitiva, el resultado esperado en un menú de estas características: platos bien presentados pero de poco alimento, que satisfarán a quien le de lo mismo postre que ensalada, a los fans completistas y/o a los que hagan pleno al cinco en su lotería de dibujantes favoritos. Pleno al seis, en realidad: el tomo publicado por Panini contiene un “extra” de escasas 13 páginas que, como prólogo, resulta más interesante: Civil War. The confession, escrito por Bendis y dibujado por Maalev, donde Tony Stark, a corazón y armadura descubiertos, nos ofrece un sentido monólogo frente al cadáver de Steve Rogers, acerca de lo que ha significado la Guerra Civil y si ha merecido la pena o no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: