mayo 28, 2013

NOCHECITA

Posted in Efímeros con permiso a 10:31 am por ivanolmedo

DIOS estiró con ganas las piernas y se desperezó sobre el blanco lecho. Sus sagradas vértebras crujieron audiblemente. Durante aquella calurosa noche se había desvelado varias veces. Tuvo que calmar a los estadounidenses, y convencerles de que habían tenido una pesadilla. Se levantó una segunda vez para apagar la radio que los griegos dejaron encendida al dormirse. Incluso más tarde acudió a la habitación de los coreanos, que tenían pis. Cuando ya, al filo del alba, parecía que iba a poder descansar de veras, los españoles empezaron a llorar porque querían que les dejasen la luz encendida. “Cinco minutos más”, pensó DIOS. Y, revolviéndose entre las sedosas sábanas, cerró los ojos, tapó sus orejas con ambas manos y adoptó una cómoda y sumamente agradable posición fetal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: