enero 4, 2014

KEOMA

Posted in Impresiones cinéfilas a 5:10 pm por ivanolmedo

Eurowestern cuasi filosófico y cuasi surreal ( entre colegas, a mano, yo lo definiría como espaguetti western gafapasta ) con dejes mesiánicos y místicos, dirigido con pulso onírico ( cuánto palabro en tan poco espacio, ¿eh, amigos? De aquí al Cayers Ducinemá. ) por Enzo G. Castellari y protagonizado por Franco Nero, antihéroe máximo – con permiso de Eastwood y pocos más – del género. También anda por ahí Woody Strode, sacando a relucir su arco y carcaj ( véase: Los profesionales. Richard Brooks, 1966 ) en lo que prácticamente es lo que hoy día llamaríamos cameo. Vamos, que está, pero poco aprovechado.
Aparte la creativa realización, el montaje algo rebuscado y las metáforas, el resumen argumental puede ser bastante tópico: malvadotes chulos que se adueñan de un pueblo, rencillas familiares y búsqueda más de justicia que de venganza. El epatante y árido – como el paisaje – hombre monumental ( aquí, Keoma, decididamente hippioso ) llega para dar la vuelta a la tortilla. Merece destacarse la extraña banda sonora, con un pie cierto en los modos morriconianos impuestos, pero poblada por canciones nerviosas que lo envuelven todo.
Aunque en algunos momentos el metraje cae en el aburrimiento, la pieza completa resulta de interés por su evidente autonomía y condición de rareza. Un western con pintas.

Keoma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: